Critica. Brick

El cine negro o “film noir” es un universo de pesadilla, donde el crimen se convierte en una posibilidad irrebatible, por la  tenebrosa magnificencia de la seducción y la muerte, elementos que  ostentan un sino trágico para  protagonistas aventurados a transgredir leyes impuestas.  El genero del cine policial se construye desde un contexto  de eventos engañosos, donde la intervención de un individuo marginal  puede poner en jaque a todo un sistema de corrupción, y por cierto,  estamos refiriéndonos a  un genero donde el individuo prevalece sobre el grupo. 

Brick (El Ladrillo) es el debut de Rian Johnson como realizador, reconocido e  inspirado  en la prolífica obra literaria de  Dashiell Hammett, y de hecho, los entusiastas del literato   podrían ser capaces descubrir matices de sus  personajes y diálogos categóricos, en los protagonistas. También se hacen consideradas  referencias a  films Noir como    “Cosecha Roja”, “El Halcón” maltés, y “La Llave de cristal”. 

Cabe destacar que  “Brick”  es un film que rescata del olvido al cine negro, con sus  argumentaciones y cadencias narrativas. Planteando  un relato  pródigo y complejo, al estilo de “The big Sleep” conservando su  motivo central: la tragedia de amor perdido y la resolución de un enigma que es cuestión de vida o muerte.  

Brendan Frye (Joseph Gordon-Levitt), recibe una breve llamada de auxilio de  Emily (Emilie DeRavin de la serie de  TV “Lost”) el día antes de que su cuerpo fuese encontrado en una zanja. Asumiendo la manera de un detective  privado, empieza a sondear la escena social  de su  escuela secundaria, la que hasta entonces hacia un esfuerzo por evitar e ignorar, manteniéndose como un estudiante marginado  por excelencia. Brendan,  alguna vez estuvo  una vez enamorado de Emily, pero ella lo dejó e ingreso a un peligroso circulo social con los estudiantes más populares y más ricos.  

El film es protagonizado por Joseph Gordon-Levitt, quien  impresionó el ultimo año  a la critica especializada en el cine de autor, encabezando el elenco del controvertido film “Mysterious Skin”   de Gregg Araki, y una vez mas, el joven actor otorga un trabajo notable, con una actuación dominante.    

Brendan está amoldado sobre  los personajes de  Hammett y Chandler,  creadores de un arquetipo de antihéroe por antonomasia: Tipos solitarios  y duros que nunca se alejan problemas para conseguir  la verdad. Un estilo de personajes que  dominaron la pantalla entre la década del 40´y 50´.
Todos los alumnos de la preparatoria a los que Brendan investiga para llegar a la verdad,  representan un genial e intencionado encuentro con los todos aquellos personajes y prototipos  de la literatura “Hard Boiled”, como  El fisgón y soplón  personal de Brendan, es un particular personaje llamado  El Cerebro (Matt O’Leary),  quien presta sus oídos para que el protagonista pueda llegar a  resolver  el misterio. El rufián musculoso  Tugger (Noah Fleiss) mano derecha del hombre mas peligroso de la ciudad. El desagradable adicto Dode (Noah Segan) que comparte una escena memorable con  Brendan (Joseph Gordon-Levitt), quien lo habrá de  cachetear reiteradas veces en el rostro imitando los cruentos interrogatorios de Bogart. 

Párrafo aparte, y atención, merece la adorable y precoz Femme  Fatale del film(Nora Zehetner), personaje que  es bautizada por el realizador  Rian Johnson, como Laura, en honor al magistral film del genero de Otto Preminger.   Pero el personaje  más intrigante y misterioso de la película es el The Pin ( un notable Lukas Haas), un demacrado y desgarbado joven,  aunque más maduro resto de los personajes. The Pin es un peligroso Dealer, que ostenta un rasgo cómico y patético: todavía vive en la casa de su madre, y desde allí dirige todas los operaciones y transacciones comerciales.   

Rian Johnson, elabora un relato plagado de giros siniestros,  diálogos duros y arcanos,  en los que Brendan (Joseph Gordon-Levitt) se distingue como un seudo-detective adolescente que  habla la manera del  Sam Spade de Bogart… un ejemplo cabal es la frase ” Ella sabe donde yo almuerzo” con la que  Brendan solicita a un secuaz de  “The Pin”  encontrarse con Laura, la femme Fatale…. Palabras legitimas del genero, pero que en esta ocasión aluden a la cafetería escolar.  

Al principio, resulta desconcertante oír esta jerga en boca de adolescentes Californianos en pleno siglo XXI, pero habrá  de inspirar   a los espectadores más jóvenes a descubrir la nobleza del genero (film noir) de  películas que desplegaron  diálogos mordaces, filosos  y mortales  como los  cuchillos  que sus personajes  usaron. 

“Brick” busca transpolar el contexto del cine negro, propio de callejones y tugurios oscuros  a una actualidad situada en un  bachillerato americano. Rememorando a  un genero y a un universo que parece olvidado en el cine contemporáneo, donde el destino actúa mas allá de  las determinaciones sociales, con personajes obstinados por sobrevivir en una  narrativa oscura, donde prevalece la sagacidad y no se puede confiar en nadie… como en las mas famosas historias de Hammett.   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s