Critica. DEJA VU.

 

DEJA VU    Estados Unidos, 2006    Dirección: Tony Scott.    Guión: Bill Marsilii y Terry Rossio.    Intérpretes: Denzel Washington, Paula Patton, Val Kilmer, James Caviezel, Adam Goldberg 

por Javier Califano. 

  El film irrumpe en la cartelera  sin pretensiones mas que la de otorgar un grato entretenimiento, pero una vez dispuesto el espectador a disfrutar del relato, las expectativas colmaran su capacidad de asombro al presenciar film cercano a la esencia de aquellos productos fantásticos del cine  clase B. 

El realizador Tony Scott (a quien le cabe mejor la categoría Publicista) luego de perder el rumbo en un raid de exesos estilísticos, con indefinida “forma” y carente de todo “contenido”  no posee oficio de narrador, sino que es un buen clipero o director de trailer cinematográficos, por lo tanto sus últimas obras… mejor llamadas publicidades o Spots  de mas de dos horas, han colmado la pantalla de sucesiones de planos de inusitados  ralentis y celeridades del tiempo a gusto y placer, propio de una campaña publicitaria emitida por MTV, que se  alejan  de todo rigor narrativo  e ideología cinematográfica. 

Una obra extraña y sorpresiva como Déjà vu, sostenida por grandes actuaciones de Denzel Washington y una magistral composición de James Caviezel (La pasion de Cristo) como un villano estremecedor  de pura cepa Estadounidense, nos brindan  un film  a mitad de camino entre el producto comercial que ofrece a una atrevida mezcla de géneros -thriller psicológico, ciencia ficción, con arriesgados planteos respecto de la interacción entre pasado y presente y  las paradojas que todo viaje en el tiempo que se precie suele crear (y su empleo de la ambigüedad como excusa para eludir rigores y coherencia) resulta intrigante y, logra que el espectador, perplejo y  atónito, se prenda de la trama con interés.  

La muy convincente labor del protagonista Denzel Washington ayuda a que se acepte como creíble y real una trama que bien podría ser sólo una  alocada, pero   muy bien estructurada fantasía, de los guionistas Bill Marsilii y Terry Rossio.Déjà vu  propone un relato que se vale de los intrincados laberintos mentales y  el vértigo ante la posibilidad de  anticiparse  destino, como  topicos que se llevaran al extremo luego de una cadena de infructuosas acciones preteritas y futuras  por detener la  inevitable explosión del barco repleto de personas. Pero  donde salvar la vida de una joven,  esta a punto de ser asesinada, puede ser la clave de todos estos enigmas mas allá de razón y  en un tiempo ambivalente.  

Cabe destacar el temerario oficio de un productor como Jerry Bruckheimer, que logro lo que parecia imposible: bajar las revoluciones de un realizador pasados de vueltas como Scott, para que esté  se  disponga  a narrar una historia donde es necesario  tomarse con calma las disposiciones de tiempo y espacio   para ubicar y enunciar todos aquellos  recursos narrativos implícitos en el film.   

El atractivo visual se encarga de avivar permanentemente la curiosidad y la  atención en el film, particularmente,  en una escena de acción (la especialidad de Scott) que se lleva todos los lauros: pasado y presente, son desarrollados en una escena que tiene lugar en una autopista  en donde tiene lugar una  persecución virtual, alli,  el detective Carlin (Denzel Washington) mediante un sofisticado equipo de gafas computarizadas debe manejar un vehículo con una visión simultanea del pasado y el presente con un transito mas que fluido. Una de las secuencias mejor resueltas del film. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s