Critica. Diario de los muertos.

diario.jpg

Dirección y guión: George A. Romero.
Int: Joshua Close, Scott Wentwoth, Michelle Morgan.
Por Javier Califano.
“Diario de los muertos” no es una película mas acerca de virulentos zombies contra la humanidad. Es la obra de un mordaz realizador como George Romero, quien se cuestiona a si mismo sobre la responsabilidad de elegir que imágenes brindar para testimoniar un recorte de la realidad. No ajeno a las tendencias actuales, donde la voracidad mediática representa el común denominador de jóvenes adoradores de una cultura narcisista.
Los medios como videoblogs o myspace, condensan la insolencia y la vehemencia de testimonios alocados, mas aun descabellados, que se escupen a lo bonzo y son regidos por una premisa básica… si no ha sido filmado, no ha sucedido.

Con cada entrega de su saga, iniciada en 1968 con “La noche de los muertos vivos”, el realizador ha trasformado al zombie en la criatura de celuloide más política que el cine ha representado.

Para Romero cada una de sus películas es un espejo de la década. Si bien en 1968 la sociedad norteamericana cerraba los ojos a los sucesos de Vietnam, en favor de mantener una falsa estabilidad, lo que no era más que una mentira latente. Una película como” La noche de los muertos vivos” resulto como la metáfora de una sociedad ignorante que de la noche a la mañana ve fagocitarse todo un esquema de moralidad, para finalmente hundirse en el ostracismo.

La sociedad de ese entonces se vio colapsada por la ferocidad de la represión a toda forma de protesta sostenida por ideales y referentes contrarios y diferentes a lo establecido por el modelo… los hippies, los homosexuales, los latinos, los negros, los socialistas… y demás. Entonces un joven estudiante de cine de Pittsburghs llamado George Romero, encontró el mejor modo de metaforizar la actitud de la sociedad Norteamericana en un film que sucede puertas adentro de una residencia. Afuera se encuentra el desastre. Afuera aguarda lo que ha ocurrido. Afuera, el monstruo es una alegoría de la verdad que rasga las puertas y las ventanas para comerse esa falsa impresión de realidad resguardada en la ignorancia.

Una década más tarde, en 1978 ya avezado como realizador George Romero regresa con “El amanecer de los Muertos” y esta vez la batalla entre los vivos y los muertos tiene un escenario poco habitual… uno de los fenómenos de consumo en expansión por aquel entonces: Un Shopping Mall. El film es denota una corrosiva muestra de humor negro y resulta una critica desmedida a la sociedad de consumo masivo.

Es necesario recordar que hace unos años atrás el film tuvo una correcta remake realizada por Zack Snyder (300), que impulso el interés que actualmente demuestran los estudios cinematográficos sobre los zombies… para tener en cuenta:

. 28 days later. De Danny Boyle, con Londres como escenario de una plaga viral de zombies rabiosos.

. Shaun of the dead. De Edward Right. La mejor comedia sobre el género de zombies en Londres.

. Land of the dead. De George Romero. El film que marco el regreso de Romero tras una larga ausencia. Conocido como “Tierra de los muertos” un film impecable, zombies y humanos en un western futurista de frontera.

. Homecoming. De Joe Dante. Recientemente estrenada en DVD (forma parte de la serie masters of horror) interesantísima alegoría política de la era Bush.

Mas tarde en 1985 Romero regresaría al ruedo con “El día de los muertos vivos” en plena convulsión por la carrera armamentista de la era Reagan. Una vez mas el realizador carga las tintas contra un estado fascista, trasladando la acción y a sus zombies a una base militar. Eran tiempos en que Los Arnie´s y los Sly´s ocuparon la pantalla desbordando de esteroides. Héroes de acción –por demás fachos y reaccionarios- al servicio de un gobierno de águilas.

Un largo camino ha recorrido este realizador, a lo largo de cuarenta años, junto a sus huestes de muertos vivos. Hoy “Diario de los muertos” es una inteligente metáfora política sobre la propagación de la crueldad de los medios de comunicación masivos de la sociedad. Esta vez la acción tiene lugar en un espacio inclemente- por demás reconocible- donde la única realidad permisible es aquella que puede tener un rédito mediático… Aficionados y medios masivos parecen contagiados por la voracidad de capturar una realidad mediática, sin moral, sin escrúpulos… sin pudor alguno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s