Critica. IRONMAN

Dirección: Jon Favreau.

Guion Mark Fergus: Arthur Marcum.

Int: Robert Downey Jr., Terrence Howard, Gwyneth Paltrow, Jeff Bridges.

 

Por Javier Califano.

Iron Man podría definirse como un elegante film que es la glorificación de la irreverencia misma, representada en un festival a la medida de la genialidad y los desbordes de Robert Downey Jr, encarnando a Tony Stark, un multimillonario excéntrico y visionario… El Howard Hughes del siglo XXI.

 

Tony Stark es un megalómano genio creativo, y a la vez una de las figuras más controvertidas del mundo, reconocido como el exclusivo  contratista y fabricante de armas, que abastece al ejército de los Estados Unidos desde los 90. Viviendo la gran vida gracias a los dividendos de sus creaciones, Stark, es un genio sin precedentes que se maneja  con la impunidad y excentricidad de una estrella de rock, apareciendo en las portadas de Time, Rolling Stone y un sinfín de revistas.

 

La figura del momento a  quien la prensa ha denominado “el DaVinci moderno” fabrica  las armas más avanzadas sin reparo alguno acerca de los daños colaterales que producen las minas antipersonales -a las que Tony Stark llama sus “juguetes”-  que todavía destrozan las vidas de niños en países del tercer mundo.

 

Tras una demostración en Afganistán del devastador nuevo misil Jericó para el ejército estadounidense, Tony Stark  es secuestrado por el grupo terrorista llamado los 10 Anillos, en un intento por escapar de sus captores,  sufre un atentado y es herido – paradójicamente con una mina antipersonal de su factoría-.  Despertando con un dinamo injertado a su pecho que mantiene las esquirlas alejada del corazón de Stark.

El grupo terrorista obliga a Stark a  fabricarles un misil Jericó, a cambio de comenzar las negociaciones por su libertad… un tema de estado, luego de dos meses de cautiverio.

Lo irónico del film, exacerba la impunidad concerniente al tráfico y venta de armas a gran escala, tanto las armas utilizadas por los terroristas como los materiales que le facilitan han sido fabricados por la propia la empresa, Stark Enterprises.

Sabiendo que su cautiverio es una muestra de poder para la facción terrorista, Stara comprende que no podrá salir vivo de allí, y vez de fabricar el misil, pone su  ingenio y manos a la obra al servicio de la invención de una armadura de combate que garantice su escapatoria.


Por lo tanto, la moraleja del film reside en una muy particular y fantástica rehabilitación ideológica de Tony Stark, su gigante protagonista.

 

Al llegar a EE.UU, Tony Stark anuncia que Stark Enterprises cierra todos los proyectos vinculados a la  fabricación de armas, y renunciando a todos los contratos con el departamento de defensa de los Estados Unidos. Dicho suceso  desencadena una brutal caída de la empresa en bolsa, y un cuestionamiento masivo sobre el patriotismo y la lealtad del millonario.

 

Ya nada será igual en la vida de Tony Stark, su obsesión ahora es acerca de cual será su legado para el futuro…. ¿o si solo será recordado como un mercader de la muerte? Por lo tanto dedica todo su tiempo a la construcción de una nueva armadura de alta tecnología, que salvaguarde la vida de inocentes. El discurso del film es cuidadosamente delineado desde un acertado tono de acusación, bastante irónico, que interroga  acerca del desatino y los manejos de los Estados Unidos en la actualidad… Manteniendo la paz, pero creando el arma definitiva. ¿Porque no es la armadura del Hombre de Hierro, con su enorme poder destructivo, sencillamente otra aplicación de la industria de defensa?

 


Un personaje como Tony stark, necesita de un gran actor como Robert Downey Jr.,  para transmitir todo tenor intelectual y la complejidad emocional y moral.. Que esta un tanto por encima de otros superhombres vestidos de spandex.  Downey Jr. presta la experiencia de actor de carácter  y profundidad – dos cosas esenciales para la transformación que debe ocurrir en la complicada conciencia de Tony Stark.

 

Mientras las comparaciones entre IRONMAN y otras adaptaciones de historietas  son inevitables, estructuralmente hablando, resulta una adaptación madura, tanto como el Batman de Nolan.

 

El  equilibrio entre el naturalismo  del mundo real y  el surrealismo del comic book , hacen de la película de Favreau, un espacio ideal para la mixtura de géneros, ya que  IRONMAN se pasea entre el humor negro descarado, el film de acción vertiginoso y la estructura de drama convencional. De algún modo se intuye que este es el film emblema de Marvel studios -subdivisión de Marvel comics, con control creativo sobre el los productos-  marcara un sendero a continuar en futuras adaptaciones de los populares personajes de la editorial.

 

Favreau, sorprende como director al frente de una superproducción, ya que provenía de realizaciones de menor envergadura, orientadas a la comedia de humar independiente.

 

Downey Jr, Favreau parecen tener el tino de compartir con el público una versión provocadora y divertida de una película del superhéroes… la película que  ellos quisieron ver, realmente apasionante para el espectador y refinada en labor y calidad artística.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s