Critica. The Spirit

the-spirit-10

SIN NECESIDAD ALGUNA…

La imagen que grafica esta nota es la interpretación de “The Spirit” por Frank Miller; con tanto ego y trazo rabioso, nada guarda de la esencia de la magistral obra del recordado Will Eisner.

Guión y Dirección: Frank Miller.

Int: Gabriel Marcht, Samuel Jackson, Scarlett Johansson.

Por Javier Califano.

Luego del éxito obtenido por las adaptaciones cinematográficas de las  novelas gráficas “300” y “Sin City” de Frank Miller,  que fueron llevadas al cine por avezados  realizadores –léase gente idónea en materia y códigos propios del cine-, Hollywood le concede al “Ególatra” artista de comic Frank Miller la oportunidad de dejar su impronta en el celuloide.

Es irónico que el debut de Miller como “director” en la pantalla grande no recaiga en la asignación de una adaptación de alguna de sus -elípticas- obras  sino en procurar resucitar al presuntamente muerto detective Denny Colt/ “The Spirit”, la obra cumbre de un genio del noveno arte como Will Eisner…. Pobre de Will, pobres también los entusiastas  espectadores, quienes tal vez se “desayunen” sobre la frustrada negociación de los Hermanos Cohen, quienes mostraron  la intención de llevar a “The Spirit” a la pantalla grande.

Como si ROBOCOP 3 no hubiese sido suficiente, Frank Miller fue el “CRIMINAL” responsable del esperpento presentado como guión, …y valga el recuerdo de  la última asociación directa de aquél con la industria del cine, que lo encontraba como opinólogo de ocasión,  defendiendo lo indefendible,  mientras el panzón de Affleck en ajustada ropa de cuero carmesí,  creyó poder ponerse en las botas de Matt Murdock/ Daredevil.

Pero estaba Frank -cojones de acero- Miller, desbordando testosterona como “El hombre que todo lo puede”,  con la sangre en el ojo y con ganas de regresar al ruedo en las arenas de Hollywood. Apeló a realizar un film que se ajustase a la visión  de su mentor Will Eisner y un sentido homenaje al inmortal legado.

¿Quién es The Spirit?

En 1941, Will Eisner creó un detective “goofball” al que  nombró Denny Colt… Ante los ojos de la sociedad, Denny murió en cumplimiento del deber (no realmente), para renacer bajo la mascara de “The Spirit”, el misterioso protector del cementerio… y las muchachas bonitas de la ciudad, en particular.

Wells, Wilder o Hitchcock son sinónimos de cine. Eisner lo es del Comic.

Caos. Asesinatos. Navajas y pistolas en manos de hombres que acechan en los callejones y los muelles. Los titulares de los diarios proclaman la escalada de violencia… Las sirenas de la policía son el llanto mismo de una ciudad que grita de dolor. ¿Quién la salvará?.

La ciudad respira, palpita y cuando sus lamentos llegaban a las entrañas de la tierra, desde el cementerio de Central City, amparado por la oscuridad, surgía la figura de un misterioso sujeto, fuerte como un buey, con un antifaz que no lograba disimular sus ojos amigables. “The Spirit”, un justiciero, un fuera de la ley, aceptado por la policía como una figura amigable… pero temido por el bajo mundo.

¿Cómo pudo salir esto así?

Nuestro peculiar (anti)héroe, “The Spirit”, interpretado por Gabriel Macht, de muy correcto desempeño, se enfrentará con una banda de bellezas letales como P´Gell, Silk, Sand Saref y Skinny Bonnes, quienes intentarán apartar al justiciero de sus nobles objetivos. Todas estas voluptuosas intenciones de “Femme Fatales” son grotescas marionetas carentes de la dualidad y el garbo necesario para estar a la altura de las divas del cine negro… Fuente de inspiración de Eisner para crear a las amantes, villanas y heroínas que acompañan al enmascarado.

Desde las páginas de The Spirit, Eisner procuró sacudir el avispero cuando nuestro querido Denny Colt/ The Spirit era doblegado por el accionar de peligrosas féminas al servicio del hampa, otorgándole a la mujer “de papel pulpa y tinta china” un rol nunca antes imaginado en otra publicación, el antagonismo de un héroe promiscuo y  doblegado por su libido.

El comando de botox, siliconas y pantaletas – Scarlett Johansson, Eva Mendez, Sarah Paulson, Paz Vega, Stana Katic- que Miller pone a la fuerza e impacientemente en pantalla, son lideradas por la “Loca Mayor” o una suerte de travesti maléfico llamado Octopus,  interpretado con desdén y una euforia irritante por Samuel. L. Jackson -quien vio luz, entró, cobró y se fue-. Como Miller, como las chicas malas -que para la fecha, habrán aumentado su busto y colagenado por demás sus labios…

El último, que apague la luz…

quedaremos  allí, apenados, los aficionados a la obra de Will Eisner, un artista  considerado por méritos propios como una leyenda del cómic mundial, que en los años 40 creó para la prensa The Spirit, un personaje con el que comenzó a definir la “narración gráfica”. Un lenguaje propio del género del comic… tan próximo y tan lejano a la narrativa cinematográfica… de lo que Frank Miller parece no entender absolutamente nada… mientras vuelve a caer violentamente a la tierra  por la inestabilidad de su exuberante Ego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s