Review. DAREDEVIL #1

Guión: Mark Waid

Arte: Paolo Rivera y Marcos Martin.

Marvel Comics.

Por Javier Califano. (publicado originalmente en Círculo de Comiqueros Argentinos)

Resultaba difícil imaginar el rumbo de Daredevil luego de las atormentadas sagas de Shadowland, y Daredevil: Reborn a cargo Andy Diggle. Matt Murdock había tocado fondo como superhéroe. Desde hace una década,  el periodo de Bendis y Luego Brubaker impusieron un  espiritu Noir, con toques de melodrama, que hicieron de la vida de Daredevil una espiral  sin fin de tragedia, muerte,  traición y locura. Los relatos del Abogado Ciego y  Vigilante urbano, fueron retorciendo al personaje hasta convertirlo en un antihéroe oscuro, tortuoso y ofuscado.  Quienes decidiesen traer de vuelta al personaje, abordarían una labor “temeraria”, propia de “Hombres Sin Miedo”… Y  eso es exactamente lo que hicieron Mark Waid, Paolo Rivera,y Marcos Martín.

El Daredevil de Mark Waid se puede leer y disfrutar tanto como  una entrañable  conversación entre amigos,  me refiero a la calidez y el carácter reconfortante que parece estar implícito en este nuevo periodo del personaje. Mark Waid se muestra decidido a rescatar al Daredevil clásico, aquel de los años sesenta, dando lugar al espíritu desafiante y  aventurero del personaje… pero sin dejar de lado al vigilante urbano.

Waid se las ingenia para dar en la esencia misma de la dicotomía  psicológica,  reflexiva y emocional que hacen de Daredevil un personaje complejo en el mundo del comic, y de Matt Murdock un personaje igualmente intenso y convincente. De este modo, el guionista se maneja a sus anchas dando un carácter preferencial a la utilización de la narración en primera persona, algo que resulta el carácter  distintivo de un personaje como Daredevil.

Desde su arte, Paolo Rivera se impone  el desafió de buscar una impronta artística en  las manifestaciones sensoriales de Daredevil/ Matt Murdock y todo aquello que puede ver  con las manos, oler y escuchar, todo aquello que le permite ir  apreciando la belleza de las cosas a flor de piel. En las sucesivas paginas, como lectores, damos cuenta del modo de percibir el mundo y el entorno  del mismo modo que lo hace Matt Murdock  a través de su radar de sentidos.

El trabajo artístico de Rivera, así como el relato complementario a cargo de Marcos Martin, resultan  una inteligente, dinámica  y magistral clase de narrativa visual, que se contrapone al carácter sombrío instaurado y estancado el apartado artístico de Daredevil en los últimos años.

Waid, Rivera y Martinperfilan como un excelente equipo creativo que le imprimen un enfoque completamente renovado al personaje, con pinceladas  de elegancia, actitud y frescura, algo  que no se ha sabido hacer en los comics de DD, durante los últimos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s