Critica. Chronicle (Poder sin límites).

¿Qué sucedería si Clark Kent conoce a Carrie?

Dir: Josh Trank. Guion: Max Landis.

Int: Alex Russell, Anna Wood, Ashley Hinshaw, Dane DeHaan, Michael B Jordan.

A veces el cine de Ciencia Ficción y Superhéroes, queda detrás de inmensas discusiones que pierden el foco sobre lo que realmente importa, o sea, el contexto cinematográfico mismo. Generándose un camino sin retorno a partir de significaciones inherentes al modo en que la “adaptación” puede afectar a su contrapartida del comic o la literatura.  Entonces, sin ser una adaptación propia del Comic o la literatura, pero fundando sus preceptos en los tópicos recurrentes de ambas corrientes, irrumpe una producción independiente como “Chronicle”, sin pedir permiso y lejos de todo formalismo.

Estamos ante  un falso documental, rodado cámara con un estilo visual  crudo que recuerda a Cloverfield, y pretende llegar al espectador con una visión un tanto mas dramática y naturalista de la temática de los superpoderes.

Chronicle Es una apuesta cinematográfica desprejuiciada e irreverente, elaborada por el director Josh Trank y el guionista  Max Landis (hijo de John) preocupados por desarrollar y enfatizar una emocionante vuelta de tuerca al tradicional tópico del “tipo solitario que consigue superpoderes”, pero con tres adolescentes de Pórtland que han sido contaminados por  una misteriosa sustancia en el bosque, y como resultado, empiezan a desarrollar increíbles poderes. Los personajes desconocen la gran lección del Tío Ben, “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad” y se corren de todo rango moral, estando mucho mas cercanos a la sentencia  “el poder absoluto corrompe absolutamente” y el descontrol de Akira.

Apelando al registro de una cámara en primera persona, inherente al voyeurismo propio del genero documental, se genera una progresión dramática intensa, que en primera instancia pareciera recurrir a una asociación libre que vincula a “Jóvenes Superhéroes con Jackass”, en favor de humoradas como soplar ráfagas de viento hasta levantar las faldas de las chicas , mover autos de los estacionamientos del Supermercado o asustar a niños con ositos de peluche que levitan en una juguetería.  Sin embargo este registro intimista ofrece su máximo provecho desde los conflictos crecientes entre los protagonistas y sus crecientes manifestaciones de poder, por lo que apelando a  un correcto manejo de atmósferas creativas y dramáticas -propias del cine de terror o la ciencia ficción-  deriva en sobresaltos que toman al espectador por sorpresa.

El film se manifiesta desbordado de emoción y suficiencia, tanto que a partir de este momento vale seguir con atención la carrera del director Josh Trank, rogando en que no sea una de las tantas promesas que son devoradas por la industria de Hollywood en los años y contratos venideros. Cabe destacar que Josh Tank, amparo el lenguaje narrativo de su película en la utilización de las hoy cotidianas plataformas personales de grabación. Entendamos esto como que hoy en día comprendemos un nuevo y enérgico sistema de elipsis (formales) en la cual, aquello que grabamos y registramos obedece a   las “anotaciones” pertinentes de un diario (incluso blog) personal. Entonces esta instancia de la cámara (in situ) resulta ideal para la auto-documentación de Andrew (Dane DeHaan), un pseudo Peter Parker que padece su adolescencia mientras se descontrolan sus poderes… Solo que este muchacho no habrá de encaminarse por la senda heroica y  la ciudad habrá de sucumbir ante el potencial destructivo contenido en un adolescente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s